Con frecuencia se pregunta cómo debe ser el sexo para conseguir embarazo, ¿En qué posturas? ¿Con qué frecuencia? ¿En qué momento del ciclo?

La verdad es que el embarazo debería ser la consecuencia natural de una relación sexual satisfactoria y con la frecuencia deseada.

No hay ninguna postura mas eficiente, pero mantenerse boca arriba con las piernas flexionadas después ayuda a mantener mayor cantidad de eyaculado en el fondo de saco vaginal.

En cualquier caso, más que la cantidad de espermatozoides en el eyaculado, lo importante es la calidad. En este sentido, es bueno tener una mayor frecuencia de eyaculados, mínimo 2-3 veces por semana, para mejorar la calidad del semen. Los espermatozoides almacenados en el testículo se tienden a oxidar y disminuyen su poder fecundante a medida que pasan los días. Sin embargo, forzar el momento de las relaciones para hacerlo coincidir con la ovulación, disminuye con frecuencia la calidad del orgasmo y por tanto las posibilidades de concebir. El orgasmo en la mujer produce contracciones del útero que favorecen el transporte de los espermatozoides y puede contribuir a que se produzca la ovulación. El óvulo puede ser fecundado 24 horas después de la ovulación, pero el momento de la ovulación es variable, aunque en torno al día 14 de ciclo. Los espermatozoides sobreviven entre 48 y 72 horas en el interior del útero por lo que hay tiempo para no precipitar el coito y esperar al momento más deseado por ambos…