¿Qué son? Las malformaciones müllerianas son defectos uterinos en formación del útero normalmente por una fusión inadecuada de los dos hemiconductos de Müller en el momento del desarrollo embrionario. Las malformaciones pueden ser diversas dependiendo del grado y tipo de alteración en el desarrollo del útero. Siendo desde ausencia del útero, útero infantil (hipoplasia uterina), útero bicorne (el útero esta dividido), unicorne (se forma solo una mitad del útero), septado (dividido por un tabique en la cavidad del útero), etc. Se estima que se presenta en un 2-3% de las mujeres con infertilidad, en un 5-10% en mujeres con abortos recurrentes y hasta en un 25% en perdidas del segundo trimestre 1 .

El más común es el útero septado, se presenta hasta en un 35% y es la malformación que más ocasiona abortos del primer trimestre. El útero bicorne se presenta hasta en 26% y ocasiona más partos pretérminos. El útero arquato también es común, sin embargo, es frecuente que no de síntomas y no requiera tratamiento 2 .

¿Cúal es la causa? La causa es desconocida. Son anomalías que se producen de novo (es decir que normalmente no hay antecedente genético en la familia). También existen agentes externos como medicamentos (dietiletilbestrol) o radiación.


¿Cómo se diagnostican? El diagnóstico se realiza mediante sospecha por antecedentes de infertilidad, de abortos o perdidas del embarazo y ecografía 2D. Para confirmar el diagnóstico existen pruebas como ecografía 3D, resonancia magnética, histerosalpingografía e histeroscopia. Una vez que se realiza el diagnóstico de malformación mülleriana es conveniente una evaluación renal ya que en ocasiones pueden esta asociada a malformaciones renales 3 .


¿Qué tratamiento existe? El tratamiento en caso de que sea necesario es quirúrgico. En el útero septo se recomienda resecar el septo a través de histeroscopia. Es un procedimiento que requiere anestesia, pero habitualmente sólo unas horas de estancia hospitalaria. El útero arquato no requiere tratamiento 1 .




  1. Reichman DE, Laufer MR. Congenital uterine anomalies affecting reproduction. Clinical Obstetrics and Gynaecology, 2010; Vol. 24, pags 193 – 208
  2. Golan A, Langer R, Bukovsky I, et al. Congenital anomalies of mullerian system. Fertility and Sterility, 1989; Vol. 51: pag 747.
  3. Ludwin A, Pitynski K, Ludwin I, Banas T, Knafel A. Two and Three Dimensional Ultrasonography and
    Sonohysterography versus Hysteroscopy with Laparoscopy in the Differencial Diagnosis of Septate, Bicornuate an Arcuate Uteri. Journal of Minimally Invasive Gynecology, 2013; 20 (1): 90-99.