¿Qué es? El aborto recurrente es un problema de salud que afecta
aproximadamente al 2 – 5% de las mujeres en edad fértil. Se considera aborto a la perdida del embarazo antes de que el feto sea viable (antes de las 20-22 semanas o un peso menor de 500grs). Cuando éste se presenta en 2 o más ocasiones, se considera recurrente. Es en éste momento cuando se recomienda iniciar un estudio diagnóstico para identificar las causas, ya que la posibilidad de presentar un nuevo aborto aumenta hasta un 25%.

¿Qué lo causa? Las causas del aborto recurrente son múltiples. Las alteraciones cromósomicas son las más comunes en el primer trimestre y el riesgo aumenta después de los 35 años. Deben descartarse trastornos autoinmunes (producción de anticuerpos que interfieren en el desarrollo del feto) como el Síndrome de Anticuerpos Antifosfolípido, y trastornos trombofilicos (alteración de la coagulación que impide el correcto flujo de sangre para nutrir al feto) como la mutación del factor de V de Leiden, y mutación del factor II; Las malformaciones uterinas como septos y útero doble, así como miomas, pólipos o adherencias dentro de la cavidad uterina también pueden intervenir en la implantación. Además se deben valorar problemas hormonales y metabólicos como: la enfermedad tiroidea, alteraciones del metabolismo de glucosa, síndrome de ovario poliquístico, hiperprolactinemia.

Es muy importante conocer que hasta en un 50% de los casos, no será posible determinar cual es la causa y se cree que puede estar relacionada a factores moleculares inmunológicos alterados durante la implantación.
¿Cómo se diagnostica? El diagnóstico se realiza mediante análisis de sangre completo con determinación de anticuerpos y cariotipo. El útero se valora mediante ecografía, ya sea 3D o histeroscopia solo si hay sospecha de alteración en la cavidad uterina.


¿Qué tratamiento hay? Actualmente existen tratamientos altamente efectivos para las causas del aborto recurrente. El tratamiento es totalmente individualizado y va dirigido a la causa subyacente, puede ser tratamiento hormonal, anticoagulante, antiinflamatorio o quirúrgico en casos que así lo requieran. El Diagnóstico Genético Preimplantacional permite distinguir aquellos embriones sin alteraciones cromosómicas. Se recomienda además optimizar el estilo de vida, evitando sustancias tóxicas como tabaco y alcohol; y disminuir en lo posible el estrés.

Bender Atik R., Christiansen O.B., Elson J., et al: ESHRE guideline: recurrent
pregnancy loss. Hum Reprod Open 2018; 2018: